ALIMENTOS PARA MASCOTAS - ARGENTINA - Perros y gatos, a salvo del ajuste

Perros y gatos, a salvo del ajuste

A pesar de la crisis, la venta de alimento balanceado se mantiene. El 69% de los hogares tiene una mascota, la gente gasta $1.107 anuales en comida y es muy fiel a las marcas, dicen los entendidos.

A las mascotas no les llegó el ajuste. Sorpresivamente y mientras se profundiza el recorte de la canasta básica hogareña, la demanda de comida balanceada para perros y gatos se mantiene estable y hasta con un leve crecimiento en las categorías premium. “Aunque no es algo absoluto, la gente prefiere ahorrar con los alimentos que consume su familia, pero se resiste a hacer lo mismo con su mascota”, sintetizó Tomás Heinen, director de Marketing de Royal Canin. Bárbara Tipán, marketing manager de Nestlé Purina, coincide con esa apreciación: “Es un público muy fiel a las marcas y trata de mantenerlas lo más que pueda”, afirmó la ejecutiva. 

Aunque no hay registros oficiales, se calcula que en el país hay entre 9 y 11 millones de perros y 4 millones de gatos. Un estudio de la consultora Kantar Worldpanel reveló que “el 69% de los hogares argentinos tiene al menos una mascota”, lo que insume un gasto anual de $1.107, en promedio. Kantar concluye que la cifra destinada para alimentar a los animales ya supera al de varios productos prioritarios para los humanos, como “por ejemplo leches líquidas no saborizadas, pastas y yerba mate”.

La evolución entre estable y levemente positiva de las ventas de comida industrializada para las mascotas contrasta con fuerte caída en el consumo de productos masivos de uso familiar (alimentos, bebidas, artículos de tocador y de limpieza): en el primer trimestre del año, la baja promedió 2,1%, cayendo en abril 3,6%. Estudios privados remarcan, además, que el 63% de las personas estaría dispuesto a comprar segundas marcas. Precisamente, las marcas propias de los supermercados crecieron 20% en los primeros tres meses de 2016.

“En el mercado de pet food eso no ocurre”, dice Candela Martínez, gerente de Marketing de GEPSA. Ocurre que el cambio de alimentación de las mascotas no es tan fácil. “La gente es muy racional. Entiende que si compra un producto más económico, los animales comen más”, dijo. Tipán, de Nestlé Purina, añade que “el cambio de marcas de alimentación genera trastornos y por eso se tiene que realizar bajo recomendación del veterinario”. Más allá de esto, en el sector manifiestan que la mascota es considerada un integrante más de la familia y que existe un vínculo afectivo, “que va más allá de cualquier decisión de compra racional”, sentencia Pablo Rosa, director comercial de Sieger.

En el mercado de las comidas industrializadas para mascotas participan, entre otras, las multinacionales Nestlé Purina (Pro Plan, Excellent, Dog y Cat Show, Doggi y Gatti), la americana Mars (Eukanuba, Royal Canin, Pedigree y Whiskas), y varias locales, como GEPSA (Tiernitos, Rosco y Winner’s), Sieger, Vitalcan, Agroindustrias Baires (Kongo, Old Prince) y Molino Chacabuco (Raza). 

Es un segmento que viene creciendo y madurando sostenidamente en los últimos años. De 2008 al año pasado, las ventas saltaron de 381.000 toneladas a 612.000, según datos de la CAENA (Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal). En 2015, el mercado en conjunto facturó $17.653 millones, pero discriminados por segmentos, los perros representaron $14.152 millones y los gatos, $3.501 millones. Por volumen de ventas y nivel de penetración del alimento balanceado, la Argentina es el 11° mercado a nivel mundial, en un ranking liderado por Estados Unidos (30% de las ventas globales), Brasil (7%), Francia y Alemania (6%, respectivamente), subraya una estadística elaborada por la asociación brasileña de productos industriales para animales domésticos.

La Argentina cuenta con larga tradición en el negocio: la pionera fue Cargill, a principios de los 70, que lanzó Doggi al mercado. La maduración, por otro lado, tiene que ver con la gran diversificación de la oferta, categorías y canales de comercialización. Por caso, los productos económicos representan el 42% del mercado. La línea estándar, el 29%; la premium, 18%; y la superpremium, el 11% restante. “Sin embargo, en términos de facturación las marcas superpremium representan el 30% del mercado”, dice Rosa, de Sieger.

La otra segmentación pasa por la diversificación de canales: veterinarias, pet shops, forrajerías y supermercados tradicionales. De la población total de mascotas, “el 40% sólo come alimentos balanceados”, dice Heinen, de Royal Canin. Pero el porcentaje crece al 77% si se consideran los perros y gatos que consumen mezcla de raciones de balanceados con comidas humanas. Por eso mismo, en el sector creen que el nivel de penetración en la Argentina aún es bajo comparado con otros países de la región.

Las oportunidades para los productores locales no se limitan sólo al mercado interno. “Entre el 10% y 15% de la producción local se exporta, porque la Argentina tiene ventajas competitivas”, dice Gabriel Gualdoni, presidente de CAENA. Casi todas las empresas locales destinan parte de su producción a la exportación, coincidieron todas las fuentes consultadas.

CONSULTE EL ARTICULO ORIGINAL DEL DIARIO CLARIN AQUI

PARA ADQUIRIR NUESTRO REPORTE COMERCIAL Y DE ACCESO AL MERCADO DE ALIMENTOS PARA MASCOTAS EN ARGENTINA FAVOR VISITE LA PAGINA AQUI.

Undefined